La evolución de la comunicación (II PARTE)ActualidadHerramientas teóricas

tweens_banner

Hola de Nuevo, en esta segunda parte llegaremos más allá de lo que os podeís imaginar y empezamos .

comuni10

trás el transmisión de la voz humana en 1876 , el 13 de julio de 1895: he aquí otra fecha muy importante. Ese día, Guillermo Marconi consiguió transmitir una señal por medio de la telegrafía sin hilos, o sea por medio de las ondas hertzianas. En el año 1901 realizó transmisiones a través del Atlántico. ¡Ya las noticias se transmitían a la velocidad de 300.000 kilómetros por segundo! ¡Así comenzaba el siglo XX!

comuni12

En 1920 llegó la Radio, y llegamos al año 1926. En dicho año en Inglaterra se transmiten las primeras imágenes televisadas (Juan L. Baird).

comuni13

En. 1928 apareció una máquina, semejante a las comunes de escribir, que escribe . . . sola. Es el teletipo (de “tele”, lejos y “typos”, señal impresa) que, conectado con un aparato igual, escribe el mensaje que un dactilógrafo imprime en el otro. Es, simplemente, un aparato telegráfico impresor, dotado de un manipulador en forma de teclado de máquina de escribir.

tweens_banner
 Durante este recorrido por los avances y la necesidad de comunicación existente en todo el planeta, entramos en el siglo de las tecnologías, es decir hoy, hemos pasado de ser una sociedad sociable, a entrar en una generación de los Niños ” Tweenage” que pasan horas y horas viendo videos y multitarea con dispositivos digitales tienden a ser menos éxito con el desarrollo social y emocional, de acuerdo con investigadores de Stanford.
La tendencia según los estudios realizados es convertirnos en seres aislados, no sociables y consecuentemente sin poder transmitir nuestras emociones.
Los resultados de la encuesta son malas noticias, ya que el rango de 8 a 12 años de edad es fundamental para el desarrollo social y emocional de las niñas, y porque los niños se están convirtiendo en consumidores de medios activos a una edad cada vez más joven .

Profesor en Stanford, Nass fue uno de los expertos que antes dio la alerta: la continua exposición a las pantallas y el aumento de todo tipo de tareas no fomenta nuestra concentración, ni nuestra capacidad de análisis, ni tampoco nuestra empatía.

Aunque están mejor entrenados para cambiar de foco rápidamente, cuando tienen toda la información delante no pueden separar las cosas en su cerebro y se equivocan. “Los multitarea creen que son buenos haciendo varias cosas a la vez, pero el estudio los contradice”
explicaba entonces Nass.
Autor del libro The man who lied to his laptop y gurú de estos asuntos, pensaba que para comunicarse, nada como el cara a cara, sobre todo antes de los 13 años. “La comunicación cara a cara es el mejor modo de aprender a leer las emociones del otro”
robotss
Ayudar a enfermos de Alzheimer y a sus cuidadores es el objetivo del proyecto RobAlz, en el que Robotic Labs, de la Universidad Carlos III de Madrid, colabora con la Fundación Alzheimer España (FAE) para diseñar robots enfermeros que atiendan, vigilen, entretengan y estimulen a los pacientes.

Este proyecto, que ha comenzado este año y finalizará en 2016, el laboratorio español se encarga únicamente de la comunicación robot-niño y, según el investigador, todavía “está en el aire” lo que la máquina será capaz de hacer, aunque previsiblemente hablará y reconocerá la voz.

Al igual que en RobAlz, se pretende que ayuden tanto a los niños ingresados como al personal sanitario, por lo que intentarán que los robots jueguen con los niños y les hagan sentirse mejor, aunque también tendrán que vigilar que no salgan de las zonas habilitadas, ha aclarado Salichs.

El reto de este proyecto, para el profesor, es diseñar una comunicación “natural” y conseguir que la interacción entre robots y niños sea fluida: “Podemos hacer que los robots entiendan las palabras, pero saber qué es lo que se quiere decir es mucho más complejo si tenemos en cuenta los gestos y los mensajes implícitos”.

El robot, además, no se puede entender como una máquina que únicamente responde órdenes, porque “pierde interés”, por lo que los investigadores también deben trabajar en conseguir que tenga emociones, cierta capacidad decisoria y sus propias motivaciones.

 

 

No hay comentarios publicados.